Chica con los dientes blancos

5 Hábitos para tener los dientes blancos

Lucir una blanca y perfecta sonrisa es un deseo frecuente. Tener los dientes blancos es un deseo que implica ciertos cuidados dentales. También hay ciertos elementos que se deben evitar, puesto que, empeoran la situación y llevan a que nuestros dientes pierdan su blanco natural.

Si consideras que necesitas un blanqueamiento dental, te invitamos a buscar asesoramiento al respecto. Además puedes mantener ese resultado en el tiempo leyendo estas sencillas recomendaciones. Por ello te proponemos 5 rutinas que te ayudarán a tener unos dientes blancos, limpios y brillantes.

Mantener una correcta higiene dental

Es imprescindible para tener unos dientes blancos y una boca sana. Sí, es cierto. Es una recomendación básica pero es necesario insistir. Para ello:

·     Cepilla tus dientes después de cada comida.

·      Sustituye cada 3 meses el cepillo de dientes o el cabezal si usas cepillo eléctrico.

·     Elige siempre cepillos de cerda media o suave.

·      Evita cepillarte justo después de ingerir bebidas o alimentos ácidos. Aumentarás la erosión.

·       Evita frotar muy fuerte. Esto contribuye a que erosiones el esmalte y harás más visible el color de la dentina.

·     Utiliza hilo dental.  Si usas enjuague bucal o colutorios diariamente, comprueba si llevan alcohol o clorhexidina. Es cierto que ayudan a controlar la placa bacteriana, pero usados de forma regular, los enjuagues con estos componentes dejan los dientes con manchas de color oscuro.

Regule el consumo de aquellos alimentos que pueden manchar los dientes o estropear el esmalte

Tal es el caso de bebidas como el café, el té y el vino tinto. En cuanto a los alimentos, las uvas y los arándanos tienen pigmentos que pueden colorear los dientes. El azúcar y los productos que la contienen producen caries dentales. Los cítricos estropean el esmalte.

Evite fumar

Éste es el principal factor para que nuestros dientes se tornen amarillos. Cuando se fuma se inhalan sustancias tóxicas como la nicotina y el alquitrán que se van acumulando en la superficie de los dientes y pueden provocar que se oscurezcan de forma progresiva. Además estas sustancias debilitan tanto los dientes como las encías, favoreciendo la aparición de enfermedades bucales.

Mantente informado sobre los efectos de tu medicación

Algunos medicamentos favorecen la aparición de manchas y debilitan el esmalte. En ocasiones esas manchas son transitorias.  En otras tienen carácter permanente. El hierro, algunos antihistamínicos, la tetracilina, la doxiciclina, clorhexidina, minociclina, son algunos de los medicamentos que  pueden provocar la aparición de manchas en los dientes. Lo más aconsejable es consultar con tu medico y conocer tus opciones o alternativas.

Cuidado con los remedios caseros

Algunos remedios caseros se presentan como alternativas mágicas para blanquear tus dientes. Evita los enjuagues con vinagre o el uso del bicarbonato con limón. Tanto el vinagre como el limón suelen resultar abrasivos para el esmalte y al frotarlos con bicarbonato es como pasar un papel de lija por tus dientes.

 

Como conclusión, podemos decir que el blanqueamiento dental  no es indispensable, pero si has decidido optar por ello, recuerda que es un procedimiento que debe realizarse por profesionales. Por lo tanto, acude a un odontólogo y consulta las distintas opciones que tienes y que se ajusten a tus necesidades, puedes contactar con nosotros si necesitas asesoramiento.

¿Hablamos?